La carne asada

La carne asada viene comiendose desde el inicio de los tiempos. Es posiblemente una de las recetas más antiguas que se remonta a la época prehistorica. Lo único que se cecesita es carne y fuego, a partir de ahi, todo es práctica e ir añadiendo ingredientes al gusto del consumidor.
Basicamente se comienza adobando la carne con algún tipo de sustancia de modo que la carne asada quede más jugosa al paladar. A la carne asada le conviene una capa externa crujiente que proteja el interior de la carne y mantenga todos sus jugos. Despúes el proceso de asar carnes ya viene según la maestría de quien lo realice o según el asador que se disponga.

La tradición de asar carne viene de Centro America, la zona de Mexico y bajando... Y actualmente se ha extendido por todas las partes del mundo. De todos es conocida la palabra Barbacoa, que define muy bien lo que viene a ser un asado de carne.
El corte de la carne:
No requiere nada especial, basta cortar en rodajas finas o gordas, al gusto de quien las va a consumir.
El adobo de carne asada:
Podemos usar zumo de limón, ajo, cebolla, pimienta.... En caso de que la carne quede dura, le podemos añadir papaya, cuyos jugos y ácidos la ablandarán un poco.
Artilugios para utilizar con la carne asada:
Lo mejor para asar la carne viene siendo una parrilla con carbón vegetal. Que no aparezcan llamas, cuidado con la grasa que cae abajo, y con algún sistema que permita girar la carne de forma que no se queme más por un sitio que por otro.
Asar la carne:
Se coloca la carne en el asador. Cuando comienzan a salir los jugos, se añade la sal. Sal gorda o gruesa a poder ser, de esta forma, la sal se pegara a la carne. Sin preocuparse en echar demasiada sal, poco a poco se irá diluyendo entre la grasa y callendo a las brasas.
Los trozos pueden ser grandes, luego será cuestión de utilizar un cuchillo afilado para cortar tiras finas.