Carnes asadas

Conseguir triunfar con las carnes asadas puede parecer más dificil de lo que es. En esta entrada vamos a hablar de cómo asar la carne, y algunos trucos para conseguir triunfar con las carnes asadas.
Nuestra primera recomendación a la hora de realizar el asado es asar las carnes en una barbacoa o un asador en la calle o en el jardín, cosa que poca gente tiene o que no es fácil de conseguir, por ello, lo más probable sea que la gente haga sus carnes asadas en en horno de casa. Vamos por tanto a hablar de las carnes asadas realizadas dentro del hogar utilizando un horno común.
Lo mejor será poner el horno en una temperatura media, aproximadamente de 180 grados centígrados. así conseguiremos que la carne se haga lentamente. A no ser que los trozos de carne sean pequeños, con lo que corremos el riesgo de que se quemen, en este caso, intentaremos que se hagan en un menor tiempo, y pondremos el horno a una mayor temperatura de unos 200 grados.
Uno de los trucos para las carnes asadas consiste en determinar el correcto tiempo de asado que debe estar la carne en función de su peso. Se comenta que por cada medio kilo de carne que asamos, necesitaremos unos 20 minutos de horno.

Nosotros somos más partidarios de añadirle la sal al final del asado, así se podrá añadir la sal al gusto de quién lo come, pero existen técnicas para que la carne asada nos salga más sabrosa, más tierna y más suave. Mucha gente comenta que es bueno colocar la carne el día anterior en agua con sal, y se dice que de este modo se consigue una corteza externa crujiente y sabrosa a la vez que en el interior queda la carne suave, sabrosa y con todos sus jugos.
Para aquellas personas que les gusta esa corteza externa dorada y rica, podemos lograr dicho efecto si añadimos a la carne zumo de limón por su zona externa.
En caso de que nos pasemos o hagamos las cosas mal y la carne quede dura, se recomienda añadir a la carne Papaya o tomate, cuyos jugos ácidos ablandarán la carne en cierta medida, pudiendo salvar el asado del día.
Antes de servir la carne, y para evitar que se nos quede fria, se recomienda calentar los platos dentro del horno, y luego servir la carne con esos platos recalentados. Ni se os ocurra meter la carne en el microondas, se´rñia un pecado y arruinarias los jugos, probablemente quedaría seca.
Así que Venga! A disfrutar de las carnes asadas.